...

¿Sabías que la calidad del aire mejora gracias a los vehículos eléctricos? 

Publicado en: 23 de mayo de 2024

¿Alguna vez te has preguntado cómo la calidad del aire que respiramos afecta nuestra salud y bienestar? Y ¿Cómo los vehículos eléctricos ayudan? 

Respirar un aire limpio es vital para mantener nuestro bienestar físico y mental. Un aire de calidad puede ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, es decir, aumentar nuestra calidad de vida general. Mientras que la exposición continua al aire contaminado ha sido asociada con enfermedades crónicas, y complicaciones respiratorias. 

A qué nos referimos con calidad del aire 

Cuando se habla de «calidad del aire», nos referimos a qué tan limpio o contaminado está el aire que nos rodea. De tal forma que el aire «de calidad» es aquel que está libre de elementos dañinos en gran cantidad que podrían ser perjudiciales para la salud humana y el entorno natural. Incluyendo diversas sustancias como gases y partículas minúsculas que no podemos ver, pero que pueden afectarnos. 

En este contexto, los carros eléctricos y la movilidad eléctrica emergen como una solución transformadora. Sigue leyendo y descubre cómo pueden contribuir a mejorar la calidad del aire en nuestras ciudades: 

Reducción de emisiones: 

Todos los vehículos 100% eléctricos funcionan sin generar emisiones directas de gases de efecto invernadero. Al eliminar la combustión interna, estos vehículos no liberan los contaminantes que sí emiten los vehículos de combustión. Imagina una ciudad donde los autos, camiones eléctricos, buses y vans no expulsen humo: esto es lo que los vehículos eléctricos pueden ayudar a lograr. 

Menor contaminación auditiva: 

Además de mejorar la calidad del aire, los vehículos eléctricos contribuyen a un ambiente más tranquilo. Ya que, al no tener un motor de combustión, generan mucho menos ruido, lo que alivia la contaminación acústica. Esto hace nuestras ciudades más silenciosas y agradables para vivir. 

Mejora de la salud pública: 

Existe una relación entre la contaminación del aire y varios problemas de salud, incluidas enfermedades respiratorias, cardiovasculares. Al reducir la contaminación utilizando los vehículos eléctricos, se disminuyen los riesgos asociados a estas enfermedades. Esto se traduce en menos días de enfermedad, menores gastos en salud y una mayor calidad de vida. 

Contribución al cambio climático: 

Al no emitir gases contaminantes ni de efecto invernadero, los vehículos eléctricos ayudan a combatir el cambio climático. Menos contaminación significa menos smog, menos contaminación del aire, y un planeta más saludable. 

En resumen, la adopción de vehículos eléctricos no es solo una cuestión de avanzar hacia tecnologías más modernas, sino una estrategia crucial mejorar la calidad del aire, preservar nuestra salud y el medio ambiente. Con cada persona que se decide por un vehículo eléctrico, damos un paso hacia un futuro más azul.